TENERIFE BLUE TRAIL. UNA GRAN EXPERIENCIA (Por Suso González)

21 noviembre, 2013



Hoy es 20 noviembre, estoy en casa, mal humor, lesionado. La última vez que me puse los tenis para correr fue el pasado día 19 octubre para participar en la Tenerife Blue Trail. Me apetece pasar esta crónica de algo que es muy importante en mi vida, simplemente…correr:

El pasado mes de julio me decidí  a comenzar la preparación para mi participación en la tercera edición de la Tenerife Blue Trail en su modalidad de 101 km. El haber participado hasta ahora en once carreras de ultra fondo y el saber que llevo años corriendo, han servido para que cometa el gran error de perderle el respeto a la gran cantidad de kilómetros que hay que superar para llegar a la meta y, aún sabiendo que no estoy físicamente bien no he querido saber nada de las otras modalidades de 23 y 51 km y me he embarcado en el entrenamiento de 101 km. También cometí otro error, una semana antes a la celebración de la Tenerife Blue Trail, participé en la Media Maratón de La Gomera, con el resultado de un empeoramiento de las molestias que venía padeciendo en mi cadera y tendón de Aquiles de mi pierna derecha. La semana previa a la carrera de los 101 km., no pude entrenar por culpa de la lesión y el día de la carrera las dudas eran muchas, supuestamente el acabar la carrera dependía de la intensidad de mi dolor. A las 00:00 horas del 19 de octubre se dio la salida desde el muelle de Los Cristianos, salí con tantas precauciones que detrás de mí sólo se encontraban medía docena de participantes y la ambulancia que cerraba la carrera. Al cabo de dos horas de carrera y, debido a que mi organismo estaba caliente, el dolor de la cadera primero y del tendón de Aquiles más tarde desapareció, cogí confianza y ayudado por los bastones intente aumentar el ritmo y adelante no pocos puestos. Nunca creí que el motivo de mi sufrimiento en carrera no fuese otro que la lesión ya comentada, a las cuatro y media de la mañana llegue a Vilaflor, sin fuerzas, la temida “pájara” apareció demasiado pronto. A esa hora tan inadecuada llame a mi mujer para comunicarle que me retirada y que no se preocupase por mí. Una vez decidí retirarme y camino del avituallamiento ubicado en Vilaflor muchos de los corredores que se cruzaban conmigo me animaban a continuar, el apoyo del resto de participantes me animo a seguir, me dí media vuelta y continué en carrera, al poco tiempo volvió a surgir la misma duda de abandono pero también pude superar este trance.

Casi no corría, sólo caminaba, estaba vacío de fuerzas pero continué a sabiendas de que si llegaba a la meta haría un tiempo muy malo, pero no importaba, el objetivo era llegar primero a mi pueblo Los Realejos y luego a la meta en Puerto de la Cruz.

Se hizo de día, ya en la pista de Siete Cañadas pude correr y adelantar a unos cuantos participantes; iba justo de fuerzas, motivo por el cual y al ir confiado por lo llano del terreno en este lugar, voy y tropiezo en una piedra que me hace caer, con el resultado de una herida sin importancia en mi rodilla derecha y con el gemelo de mi pierna izquierda contracturado que me causó dolor. Un corredor al que había superado momentos antes me ayudo a recuperarme de la caída.

En el avituallamiento de Siete Cañadas me comunicaron que motivado por el mal tiempo por fuertes vientos en la cima del Teide, el recorrido de la carrera se modificaba y que tan sólo se llegaba al final de Montaña Blanca; el reto era llegar a los 3550 metros de La Rambleta, pero yo agradecí el corte, sabía que en mis condiciones no llegaría hasta el Teleférico.

Ya en el Centro de Visitantes, personal de Cruz Roja se hizo la cura de la rodilla afectada por la caída y pude tomar un caldo y pasta. Estaba mal pero quería continuar.

Las malditas lentillas me estaban dañando los ojos y junto con el cansancio acumulado hasta ahora, mi visión era mala, pero inicié el ascenso al sendero 6 que se me hizo eterno. Ya en Montaña Blanca sólo quedaba ascender hasta la base del Teide y luego bajar hasta la meta.

Inicie el descenso acompañado de un conocido que venía de la cima del Teide y que no participó en la carrera porque la crisis no le permite gastarse el dinero en inscripciones. Este amigo me acompaño en todo momento hasta el avituallamiento del Mirador El Asomadero, cosa que le agradezco.

Iba tan mal que el descenso fue muy lento. Sabía que al llegar al Asomadero no se bajaría directamente al Realejo Alto, sino que nos desviarían dirección a Chanajiga para aumentar el kilometraje perdido al no haberse ascendido al Teide. Este desvío con sus toboganes acabó con mis las pocas fuerzas que tenía.

Poco antes de llegar al núcleo urbano, en Placeres, me esperaba un familiar que me acompañó hasta la Cruz de la Calle El Medio, por cierto, este familiar había sido intervenido hacía poco de varices en una de sus piernas y fue capaz de bajar en barranco La Lora más rápido que yo. En la Calle El Medio, el relevista fue una persona que en su momento fue mi entrenador que me acompaño hasta la Plaza Viera y Clavijo, donde la emoción fue mucha por el apoyo recibido de los familiares, amigos, conocidos y público. Mi mujer me dio la mano y me acompaño hasta el avituallamiento situado en la plaza del Realejo Alto.

Animado por los presentes y con muchas dudas continué, ya por el asfalto, dirección a San Vicente, ni por el asfalto podía correr. Al llegar al mirador de San Pedro me esperaban más familiares que me dieron a beber de una lata de Coca Cola. Al principio no atine a beber del contenido de la lata y mucho líquido se derramo. La aventura continuo por Rambla de Castro, los bastones seguían conmigo, me harían falta para subir en sendero que estaba en el barranco; por poco no subo, eran pocos metros de subida pero me paré tres veces. En el puente de la Gordejuela del sendero de la costa se encontraba un vecino de San Vicente acompañado de su hijo con un avituallamiento improvisado por ellos mismos con agua e isotónico a los que les agradecí el gran detalle. Ya en el Hotel Maritim le deje los bastones a mi mujer, aquí también estaba la familia animando. Tan sólo quedaba cruzar el Puerto de la Cruz. Casi no podía correr ni en llano, un conocido que iba en moto me fue animando, se ve que me vio mal porque estacionó la moto y desde la avenida de Punta Brava hasta los estacionamientos de la explanada del muelle portuense me acompañó a pie. Sólo quedaba llegar a meta.

Por fin llego al paseo de San Telmo. Ya se ve el arco de llegada situado en Playa Martiánez. Se oye la megafonía, el speaker animando a los corredores, el público aplaude y anima. Entro en meta, allí llevan esperando más tiempo del previsto, la familia y los amigos. El tiempo en meta ha sido 16 horas y 24 minutos. Estoy fatal, me siento en la llegada, me acuesto en el suelo, alguno de los conocidos dice que tengo las pupilas dilatadas, llegan los sanitarios con la camilla y me entran en la zona de asistencias. Lo de las pupilas es por culpa de las lentillas, me curan las llagas de los pies, se portan muy bien conmigo.

Ya estoy de nuevo con la gente en la llegada. Casi no me puedo mover. La gente preocupada. La prueba me ha salido mal. Ahora sólo quiero descansar y recuperarme pronto.


Al día siguiente tengo las típicas agujetas que hacen que bajar escaleras moleste. No importa, en un par de días pasaran las agujetas. Me preocupa el tendón de Aquiles. Por no saber parar a tiempo tengo para un par de meses. Ahora toca superar la desesperación por no poder salir a correr. Mi padre siempre me pregunta por el motivo de hacer estas pruebas si acabo tan mal. Yo siempre le contesto que la felicidad completa no existe y que estos retos te dan la felicidad del día a día. Menos mal que no le he contado a mi padre que la noche de la carrera y una vez en casa no fui capaz de bañarme yo sólo y que necesite de la ayuda de mi mujer para entrar y salir de la ducha. Como dice un corredor y organizador de carreras “seguimos corriendo...” y yo añado “…sufriendo, disfrutando y viviendo…”

5 comentarios:

No te conozco de nada pero ole tu fuerza de voluntad animo y que te recuperes y me gusto tu cronica.

Mundsocks dijo...

Bueno, sin duda llegarán carreras mejores, así que mucho ánimo y no desistas en tu empreño. Seguimos el blog, con tu permiso. Saludos desde Burgos de otros locos del trail y el deporte en general!

DLD dijo...

Animo Suso, sabemos que los buenos y malos días existen, tú lo sabes y todo se supera menos... Animo...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Estimado Suso, ante todo felicitarte por el valor que conlleva participar en esta prueba deportiva, yo estuve fotografiando desde las 7:00 hasta que acabó y quedé impresionado por la fortaleza no sólo física sino mental que hay que tener para acabarla. El motivo de mi escrito no es otro sino que referirme a la foto. Yo soy el autor de la misma, de hecho tengo varias fotos suyas de ese mismo tramo de la Fortaleza, al igual que otras 700 más qué saqué hasta la meta. A parte de estar detrás de los participantes todo el día, estuve un par de semanas trabajando cada noche en el procesamiento de todas y cada una de las fotos, para luego escoger entre ellas una de cada corredor, para crear una carpeta en mi face y enlazarlo con el de Bluetrail. De esta forma los participantes podrían verse entre todas las fotos publicadas en el muro de Bluetrail. Con todo esto quiero decirle que subir su foto me ha llevado un trabajo de semanas, y tiempo robado a mi hijo, a parte de los costes económicos que conlleva cubrir un evento así (gasolina, comida, equipo fotográfico...), como para que usted coja esta foto para su blog "a coste 0" y ni tan siquiera diga que la foto la saqué yo. Me atrevo a emitir un juicio y decirle que me parece mal y un desprecio al trabajo que he hecho, pero que a fin de cuentas disfruta usted, y "a coste 0". No le estoy diciendo que me pague la foto, si no que al menos reconozca mi trabajo y diga que la foto fue tomada por mí (como hacen los demás), esto me alentaría a seguir cubriendo este sacrificado evento este 2014. Así mismo, le hago saber que estoy en plena disposición de colaborar con su blog/web siempre que lo solicite, pero por favor, no coja el trabajo de otros sin al menos decir "Foto de: fulanito".
Agradeciendo de antemano el tiempo que se ha tomado en leer mi escrito, y esperando rectifique su publicación y me nombre como autor de la foto, reciba mis cordiales saludos.

 
 
 

Seguidores

Contacto

Si tienes alguna prueba a la que quieras dar publicidad, si quieres participar en algún entrenamiento, publicar algún reto que hayas llevado a cabo, una crónica, para lo que quieras, escribe a: tenerifetrailteam@gmail.com O en nuestro Facebook: http://es-es.facebook.com/people/Tenerife-Trail/100001735694971

Contador y Estadísticas